¿Cómo saber que estás en una relación de pareja tóxica?

Partamos de una realidad: las relaciones de pareja, como las mismas personas, no son perfectas. En una relación larga y estable, seguramente habrá problemas y desacuerdos, porque involucrarnos románticamente con otra persona no significa perder nuestra identidad, personalidad e ideas y estas pueden que no siempre coincidan con las de tu media naranja. Entonces, digamos que todas las parejas tienen sus altibajos y que eso es absolutamente normal.

Sin embargo, eso es una cosa y otra muy diferente es tener una relación de amor tóxico. La Dra. Lillian Glass, experta en comunicación y psicología y autora del exitoso libro Toxic People – 10 Ways of Dealing with People Who Make Your Life Miserable de 1995, define este tipo de relaciones como “cualquier relación entre dos personas que no se apoyan mutuamente, donde hay conflicto y uno busca debilitar al otro, donde hay competencia, falta de respeto y de cohesión”. La Dra. Glass indica que estas relaciones son continuamente desagradables y agotadoras, hasta el punto de que sus lados negativos superan con creces los momentos y aspectos positivos.

A veces ni siquiera se trata de maltrato físico. Hay formas de maltrato más sutiles que pueden pasar desapercibidas, e incluso considerarse como algo “normal”. Por eso, hoy quiero darte cuatro señales de alerta que te permitirán identificar si estás en una relación tóxica y lo que puedes hacer en ese caso.

Te da miedo ser tú mismo frente a tu pareja: sientes que no puedes expresar lo que piensas, vestirte como te gusta, actuar de forma espontánea por temor a la crítica de él / ella, o crees que siempre tienes que darle la razón o aceptar cualquier imposición de su parte de dejar de hacer cosas que te hacen feliz para darle gusto.

Tu pareja necesita estar contigo todo el tiempo: digamos que no te deja “ni respirar”, te agobia y es excesivamente celoso y posesivo hasta el punto de que te revisa el celular e invade tu privacidad en muchas otras formas. No te permite frecuentar a tus amigos y familiares sin su presencia. Se cree tu dueño.

Tu pareja comienza a tomar decisiones por ti: te manipula para hacerte creer que está tomando decisiones que te corresponden solo a ti “por tu bien”. Coarta tu independencia y menoscaba tu autoestima en todos los aspectos de tu vida, en la casa, en el trabajo, en tus pasatiempos, en el manejo de tu dinero, etc. No tiene la más mínima consideración por tu opinión, e ignora o critica tu forma de pensar.

Tu pareja pretende resolver todos los problemas con sexo: considera que tener una relación sexual ya resuelve cualquier disgusto o situación que se presente entre ustedes y no está dispuesto a sentarse a hablarlo ni a ceder o cambiar en nada. El sexo de reconciliación es genial, pero antes de tenerlo, debe haber una reconciliación real que se logra únicamente a través de una buena comunicación.

Creo que podemos concluir que el “amor tóxico” sí es tóxico, pero no es amor verdadero. Puede terminar afectándote de muchas formas y acabar con tu autoestima y respeto propio, e incluso llegar a enfermarte física, mental y emocionalmente. Y al final uno se pregunta: si esta relación no me hace feliz y me causa dolor, ¿vale la pena seguir en ella? Tomar la decisión de terminar con esa persona no es fácil, pero en estos casos definitivamente aplica el viejo dicho de “mejor estar solo que mal acompañado”.

Te recomiendo que busques la ayuda de un terapeuta, coach o psicólogo para que puedas superar este trance y sanar pronto.

Si quieres más consejos sobre las relaciones de pareja, búscame en mis redes sociales @lauraposadalifecoach y sitio web  https://www.lauraposada.com

Total Page Visits: 977 - Today Page Visits: 1
Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial