Cómo saber si es hora de casarte.

Casarte con alguien es una de las decisiones más importantes (puede que incluso sea la más importante) de tu vida y no se debe tomar a la ligera. Nos hemos acostumbrado a la idea un poco simplista que Hollywood nos describe del amor romántico, como esos amores locos e impulsivos, pero la realidad es que, para tener más probabilidades de éxito en tu futuro matrimonio, también hay que usar el cerebro.

Digamos que lo ideal es lograr que tu cerebro y tu corazón se pongan de acuerdo para responder las preguntas cruciales: ¿Es el momento correcto para casarme? ¿Estoy con la persona que de verdad me va a acompañar en las buenas y en las malas, en la salud y la enfermedad, en la pobreza y en la riqueza, hasta que la muerte nos separe? Antes de dar el sí, considera los siguientes factores:

¿Eres feliz contigo mismo y has vivido tu propia vida?: si buscas la felicidad en alguien más quizás nunca la encuentres, porque nadie es responsable de hacerte feliz, sino tú mismo. El matrimonio se trata, entonces, de compartir tu vida con otra persona, no de depender de él o ella como base de tu autoestima. Por eso, antes de casarte es importante que hayas vivido tu propia vida, que hayas tenido experiencias importantes como viajar, estudiar, que incluso hayas salido con distintas personas, que te sientas perfectamente bien con lo que eres para que aportes la mejor versión de ti mismo a la pareja.

¿Están tu pareja y tú en la misma página?: pueden quererse mucho, pero si uno está listo para dar el siguiente paso y el otro no, forzar la decisión puede ser muy perjudicial para ambos. Los dos deben haber tenido el tiempo suficiente para conocerse bien y estar plenamente convencidos de que quieren comprometerse seriamente y no hacerlo por sucumbir a la presión de una de las partes. Si sientes que tú estás listo, y que tu pareja no lo está, es mejor darle algo de tiempo. Si al pasar el tiempo no se decide, quizás no sea la persona ideal para ti.

¿Están tu pareja y tú en una posición estable?: hay muchos tipos de estabilidad, pero me he dado cuenta de dos que son fundamentales para un buen matrimonio: estabilidad financiera y emocional. Con respecto a la parte económica, Divorce Guide indica que la principal causa de divorcio en los Estados Unidos son los problemas de dinero. No es lo mismo entrar en esta nueva etapa con un buen empleo y la posibilidad de costear una vivienda para los dos, que tener que mudarse con los padres o los suegros, “mientras se estabilizan”. Y si ambos son emocionalmente maduros, tendrán más probabilidad de confiar el uno en el otro y superar los altibajos y desafíos que enfrenta cualquier matrimonio.

¿Tienen tu pareja y tú una visión parecida del futuro?: si tu pareja te hace soñar y planear a largo plazo, ve el futuro de una forma que se parece a la tuya, ya sea lo relacionado con el número de hijos que quieren, sus metas en el campo laboral, el sitio donde vivirán, etc. es una buena señal. No es necesario que se parezcan mucho, o que tengan los mismos pasatiempos o intereses, pero sí deben tener una visión del futuro en común, que les permita avanzar, crecer y evolucionar juntos y, sobre todo, seguir amándose a pesar de todo.

Haz una introspección y responde con mucha sinceridad estas cuatro preguntas y podrás saber si estás listo para dar uno de los pasos más importantes de tu vida. No dejes de buscarme en mis redes sociales y sitio web  https://www.lauraposada.com.

Total Page Visits: 479 - Today Page Visits: 1
Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial