Cuidemos a los hijos de los peligros de hoy

Con el inicio del curso escolar, las estrategias de acción de Mamás en Victoria se multiplicaron en madres comprometidas con formar no sólo los mejores hijos, sino también los mejores hijos de Dios.

El mes de septiembre este ministerio abrió sus actividades con un desayuno-conferencia en el Club Big Five de Miami para enseñar a mirar con lupa los peligros que hoy en día enfrentan los jóvenes y convertir estas amenazas en retos y triunfos educativos.

Mamás en Victoria es un ministerio del movimiento laico católico Matrimonios en Victoria de la Arquidiócesis de Miami, que fue creado en el 2013, y tiene como propósito ofrecer la formación y las herramientas necesarias a las madres para cumplir con su misión dentro de la familia, siguiendo el modelo de la Virgen María.

Claudia Miranda, coordinadora de Mamás en Victoria, bendijo los alimentos y agradeció a instituciones y negocios que patrocinaron el evento.

La convocatoria a este encuentro llenó el gran salón de mamás que recibieron a la entrada una carpeta informativa y una lupa, esta última como símbolo y utensilio indispensable para ver en grande los riesgos que la sociedad moderna minimiza, y enfocar la mirada en los valores y la fe que se deben fortalecer en los hijos.

Claudia Miranda, coordinadora de Mamás en Victoria, presentó el tema de discusión: “Descubre los peligros de hoy y evítalos”.
La predicadora Claribel Mercier y el psicólogo Gustavo Mejía fueron los invitados a este primer evento para abordar la discusión desde el punto de vista espiritual y psicológico.“Los padres de familia, y en especial las madres, no pueden bajar la guardia frente a las amenazas con las que conviven adolescentes y jóvenes”, enfatizó Mercier.

“Cada madre ha de ponerse de pie como verdadera hija de Dios y encarar desde la fe los flagelos contemporáneos que alejan a los hijos y a la familia de la verdad”.

Identificar y vencer los problemas como el acoso escolar y cibernético, la ansiedad, la depresión, el uso y abuso de las drogas y la pornografía, entre otros, demanda con urgencia desarrollar el gran potenciar que existe en cada mamá para fomentar acciones concretas y una sólida relación madre-hijos de comprensión y apoyo.
Las alertas se orientaron hacia los siguientes tópicos fundamentales.Ansiedad y depresión“El estrés mental es una realidad en la vida de muchos adolescentes estadounidenses.

Hemos creado una generación depresiva, sin motivación, una generación que literalmente no sueña, y esto es una preocupación compartida por investigadores y médicos de salud mental”, explicó Mejía.

Alcohol y drogas
Otros porcentajes de diferentes encuestas concluyen que la adicción a las drogas (51%) y el consumo de alcohol (45%) es alarmante. Más del 35% de los estudiantes de último año de escuela secundaria informaron haber usado alguna droga ilícita antes de graduarse, sin contar que además muchos jóvenes consumen nicotina por medio del “vaping”.El psicólogo Gustavo Mejía, insistió en la importancia de no bajar la guardia con el rigor y la disciplina de los hijos.

Ciberacoso y presión de grupo
De igual manera, los problemas de seguridad personal son focos rojos para los adolescentes. Parte del acoso incluye mensajes y bromas despectivas sobre las creencias y la fe. Otras veces deben asumir las consecuencias de por vida por compartir fotos explícitas, o convertirse en punto de juicio y burla al asumir bajo presión una sexualidad inapropiada por diversión.

Redes sociales
Por otra parte, tanto Facebook, Instagram, Snapchat, TikTok y Twitter son redes que ofrecen grandes peligros para jóvenes que las emplean para vincularse con personas pervertidas o consumir pornografía. Al exponerse a contenidos pornográficos generan una adicción que se expresa en posibles trastornos emocionales, psicológicos y fisiológicos.

Ideología de género
En el plan de estudio oficial de las escuelas públicas de Estados Unidos, así como en las actividades extracurriculares, la ideología de género se ha abierto camino impulsando un aumento en la disforia de género entre los jóvenes. Como resultado, las escuelas han comenzado a permitir que los estudiantes con confusión de género hagan una “transición social”, sin el conocimiento o consentimiento de sus padres.

Así mismo, en un camino paralelo, el cine, la música, la televisión y los “influencers” en redes sociales, inducen a cuestionar la identidad sexual en los adolescentes y alejarlos a su vez de los preceptos originarios de género.

Mejía enfatizó que la mujer tiene una capacidad única de apertura y receptividad para abrazar la sociedad y entenderla. “Las madres de hoy deben incrementar en ellas mismas y en sus hijos la búsqueda de Dios para sacarlos de ese limbo que la sociedad actual les está imponiendo”, aseguró Mejía.

Total Page Visits: 64 - Today Page Visits: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial