Dale un impulso a tu día con el ejercicio en la mañana

Realmente la mejor hora del día para hacer ejercicio es: ¡a la hora que puedas, quieras y mejor se adapte a tu horario y estilo de vida! Lo importante es hacerlo. Pero hoy quiero profundizar en las rutinas de entrenamiento matutinas porque, además de que son una excelente manera de comenzar con el pie derecho un día productivo, tienen una gran cantidad de beneficios probados por la ciencia, que exploraremos en este artículo.

¿Por qué hacer ejercicio en la mañana?

  • Te da energía para todo el día: según un estudio de la Escuela de Medicina de Harvard de 2017, una rutina corta de ejercicio en la mañana te puede dar más energía, ¡que una taza de café!, y además el efecto energizante te dura todo el día, a diferencia del producido por la cafeína.
  • Eleva el estado de ánimo: comenzar tu día sudando la gota gorda te ayudará a liberar endorfinas, serotonina y dopamina, sustancias químicas que te hacen sentir muy bien y ayudan a controlar el estrés. Además, te sentirás muy satisfecho sabiendo que comenzaste tu día haciendo algo tan saludable para ti.
  • Mejora los principales indicadores de salud: media hora de ejercicio por la mañana puede ayudar a controlar la presión arterial en personas con sobrepeso y obesidad durante todo el día, según un nuevo estudio de 2019 del Instituto Baker del Corazón y la Diabetes en Melbourne, Australia. De igual modo, el ejercicio en la mañana favorece la quema de grasa y la pérdida de peso, según un pequeño estudio de 2015 publicado en EBioMedicine.
  • Ayuda a dormir mejor: una investigación de 2014 de la Universidad Estatal de Appalachian en Carolina del Norte encontró que los participantes que hacían ejercicio a las 7 de la mañana tenían un sueño más profundo y prolongado que aquellos que hacían ejercicio por la tarde o por la noche. Entre otros factores, esto se debe a que, si haces ejercicio al aire libre, la exposición a la luz solar temprano en la mañana aumenta los niveles de melatonina, una hormona que promueve el sueño, durante la noche.

Seamos sinceros: cuando no estás acostumbrado a hacer ejercicio, levantarte de madrugada para ponerte tu ropa deportiva y activarte puede ser todo un reto. Pero a medida que creas el hábito y percibes los beneficios en tu cuerpo y mente, se vuelve mucho más fácil hasta que un buen día lo haces sin pensarlo y lo que es mejor, lo disfrutas mucho. ¡Te levantas contento porque vas a hacer ejercicio! Aquí tienes tres consejos sencillos para comenzar.

  • Deja todo preparado la noche anterior: toma unos minutos de tu rutina nocturna para dejar lista la ropa deportiva, los zapatos, la mochila con la toalla, el termo con agua, los auriculares y un snack, para simplemente agarrarla y salir, o ponértela y activarte en casa.
  • Establece tres alarmas en tu reloj despertador: la primera alarma es para la hora de irte a dormir. Si quieres despertar con muchas ganas de hacer ejercicio, es indispensable que hayas dormido bien la noche anterior, y para eso hay que tener una buena higiene del sueño. La segunda alarma es para levantarte en la mañana, y la tercera unos minutos después para comenzar efectivamente la actividad física.
  • Para mantener la motivación, comprométete con un compañero o grupo de entrenamiento: no quieres dejar a tu compañero o grupo de amigos esperando por ti, ¿cierto? La sola idea hará que te levantes puntualmente de la cama y te sientas motivado a asistir a tu rutina cada mañana. Además, hacer actividad física en compañía es una excelente forma de mejorar tu nivel de aptitud física compitiendo amistosamente.

Anímate a hacer ejercicio en la mañana y me cuentas tus resultados. Si quieres más consejos para mejorar tu condición física, te invito a visitar mi sitio web www.lauraposada.com y mis redes sociales @lauraposadalifecoach.

Total Page Visits: 865 - Today Page Visits: 2
Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial