¿Sufres del síndrome del impostor?

¿Qué te está diciendo el pequeño monstruo malvado en tu cabeza?

¡Es una impostora! una visitante no deseada en tu cabeza. No creas nada de lo que te dice… ¡No es verdad!

¡Si sufres por sentirte inadecuada, que no perteneces, que no eres capaz o que no eres merecedora, te entiendo!

Déjame contarte un secreto… No estás sola.

Todas las mujeres, a pesar de su éxito, se han sentido de la misma manera en algún momento de sus vidas. La ex primera dama Michelle Obama ha confesado en varias ocasiones que a pesar de ser abogada y de todos sus logros aún se siente como una impostara por ser una mujer de color. Y como ellas hay miles de mujeres que se han sentido igual.

Te comparto mi experiencia. Impartí clases en una escuela de liderazgo femenino por más de 10 años. Por mis años de experiencia me sentía cómoda y segura de mi desempeño. Hasta ese punto todo marchaba bien. Cuando decidí darle un giro a mi carrera y emprender, el síndrome del impostor se apoderó de mí. A pesar de que tenía muchas aspiraciones e ilusión de tener mi propio negocio, a menudo me cuestionaba si iba a ser capaz, si tenía las habilidades necesarias para dirigir un salón de belleza, si en realidad pertenecía en este campo o si iba a poder ser exitosa.

Estos sentimientos empeoraron, especialmente cuando las cosas no resultaron como esperaba, porque ya sabemos que emprender no es tarea fácil y tiene sus altas y bajas. Muchas veces me sentía inadecuada, tenía miedo al juicio, quería evitar la responsabilidad a toda costa y para colmo, me convertí en la verdadera definición de una perfeccionista, queriéndo hacerlo todo y sin aceptar errores. Esto causó en mí muchas frustraciones, estrés y miedo.

No fue hasta unos años más tarde que me di cuenta de que padecía del síndrome del impostor. Todos estos miedos me tenían presa y no me permitían desarrollar mi potencial y convertirme en la mujer de negocios exitosa que deseaba ser.

Entonces, ¿cómo lo superé?

Bueno, la verdad es que nunca te recuperas por completo de este síndrome. Aprendí a reconocer los patrones, a abrazarlos, a trabajar en ellos y a usarlos como un incentivo para mejorar. Al identificarlo pude darme cuenta de que esos pensamientos no tenían fundamentos. Definitivamente sí tenía la capacidad administrar un negocio exitoso. Seguí adelante enfocada y no permití que este impostor obstaculizara mis sueños de convertirme en una mujer de negocios y coach destacada.

Ahora te pregunto, ¿Sufres tú de ese síndrome?
¿Sientes falta de confianza en ti misma o no te sientes capaz de lograr tus sueños?
¿Estás permitiendo que este mal te detenga y no te permita desarrollar tu potencial y alcanzar el éxito?

Si es así, aquí te comparto algunas estrategias que me ayudaron a mí a superarlo.

  1. Admitir que lo tienes y reconocer tus sentimientos. Saber que hay un nombre para estos sentimientos y que no estás sola puede ser tremendamente liberador.
  2. Separa los sentimientos de los hechos. No siempre lo que piensas es la realidad.
  3. Hay veces que te sentirás torpe. Le pasa a todo el mundo de vez en cuando. Date cuenta de que el hecho de que te sientas así no significa que lo seas.
  4. Acentúa lo positivo. Todas tenemos talentos y habilidades que nos hacen únicas. Enfócate en ellas mientras trabajas en tus debilidades. La clave es continuar luchando por la excelencia dejando la perfección a un lado.
  5. Desarrollar una respuesta saludable al fracaso y a cometer errores. Es totalmente normal y es la única forma de aprender o de adquirir experiencia.
  6. Desarrollar un nuevo guión en tu cabeza cambia tu diálogo y conversaciones internas y contrarréstalas con afirmaciones de empoderamiento. “Yo si puedo, Soy capaz, Me lo merezco.
  7. Visualiza el éxito. Dedica tiempo a imaginar lo exitosa que puedes ser en cualquier proyecto o emprendimiento que te propongas. Abraza ese sentimiento como si ya lo haz logrado.
  8. Recompénsate a ti misma. Rompe el ciclo de buscar continuamente validación fuera de ti misma aprendiendo a darte palmaditas en la espalda y recordándote lo valiosa que eres.

Siempre recuerda algo, si te sientes como una impostora es porque has logrado algún nivel de éxito en tu vida. Se agradecida siéntete orgullosa de tus logros.

Si aun así sientes que no tienes éxito combatiendo este mal no dudes en buscar ayuda.

¡Regístrese en mi programa de coching Valor-Arte y juntas crearemos un futuro convincente, auténtico y gratificante!

www.lucybeato.com

Total Page Visits: 143 - Today Page Visits: 2
Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial