Utiliza la comida como medicina – Laura Posada

Utiliza la comida como medicina

Está comprobado que uno de los factores que más impacta nuestra salud física y mental es lo que comemos. Entonces, si una mala alimentación nos produce dolencias y enfermedades, es lógico suponer que una buena alimentación nos puede ayudar a prevenir e incluso a curarnos de las mismas.

Según la Organización Mundial de la Salud, “una dieta saludable ayuda a protegernos de la malnutrición en todas sus formas, así como de las enfermedades no transmisibles, entre ellas la diabetes, las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares y el cáncer”. Estas afecciones son las principales causas de muerte en los países desarrollados, E.E.U.U. incluido. Hoy nos enfocaremos en cómo podemos usar los alimentos como la mejor medicina para nuestro cuerpo. 

Hazte un examen de sensibilidades alimentarias y de deficiencias: muchas de las molestias cotidianas que podemos sentir (fatiga, síntomas gastrointestinales, problemas de piel, insomnio, dolores varios) pueden estar relacionadas con deficiencias de vitaminas y minerales o sensibilidades alimentarias ocultas. Actualmente esto se puede detectar fácilmente con una prueba de laboratorio que te indica qué deficiencias tienes para suplirlas, y a cuáles alimentos estás reaccionando, para disminuir su ingesta.

Reduce o elimina el consumo de alimentos procesados: es decir, todo lo que venga en un envase, bolsa o caja. En el proceso de producción a estos alimentos se les añaden una gran cantidad de aditivos y conservantes que no te benefician para nada, y se les despoja de otros nutrientes esenciales. Si comes principalmente alimentos enteros, en su estado natural, sentirás una gran diferencia en tus niveles de energía y bienestar.

Combina bien los alimentos ácidos y alcalinos: los ácidos (proteínas animales, lácteos, café, azúcares, carbohidratos simples) reducen el pH del cuerpo, mientras que los alcalinos (principalmente, verduras y frutas crudas) lo aumentan. Cuando el cuerpo está demasiado ácido, las bacterias y virus encuentran el ambiente ideal para proliferar, así que lo mejor es mantener el cuerpo levemente alcalinizado, sin caer en extremos. Por eso, una proporción de 60% alimentos alcalinos – 40% ácidos es un buen punto de partida, aumentando gradualmente los alcalinos. El limón, aunque es muy ácido, tiene la virtud de alcalinizar el cuerpo; de allí provienen los beneficios de tomar agua con limón en ayunas.

No comas en exceso: comer hasta que no puedes más también causa acidificación y además pone al cuerpo en la necesidad de lidiar con una digestión demasiado pesada. Es mejor tener porciones pequeñas cinco a veces al día, que una sola comida excesiva que te puede causar indigestión.

Busca ayuda de un nutricionista holístico: es un profesional que va mucho más allá de darte una dieta. Hace un estudio integral de tu cuerpo, tus emociones, tus relaciones y tus necesidades particulares y propone cambios en el estilo de vida y régimen alimenticio que pueden perdurar en el tiempo porque son hechos justo a tu medida para mejorar tu salud física, mental y espiritual.

Espero que, con esta información, puedas comenzar a utilizar los alimentos como tu mejor medicina. Si quieres más consejos sobre fitness, salud, bienestar te espero en mis redes sociales @lauraposadalifecoach.

Total Page Visits: 396 - Today Page Visits: 1
Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial